Sobre la 'Charla Interior'


Hablaré ahora sobre el tema de la Charla Interior, sobre la cual el Trabajo dice muchas cosas. Les haré una pregunta: ¿Les han enseñado a algunos de ustedes en su educación ordinariamente adquirida —en su primera educación— algo sobre la charla interior? ¿Les dieron cursos en la escuela sobre los peligros de la charla interior o les han dado alguna vez la defininción de la charla interior? Tengo la seguridad de que este tema nunca les fue enseñado en la vida, pero en el Trabajo una de las primeras cosas que se les enseña es que deben tratar de detener la charla interior porque es muy peligrosa. No hablo de la gente que anda por la calle hablando a solas. En rigor esta es charla interior, pero hablo de esa charla interior que prosigue en una persona en todo momento y que no es expresada exteriormente. En otras palabras, nos referimos al estado psicológico interior sobre el cual el Trabajo pone tanto énfasis. El Trabajo se ocupa primordialmente de los estados interiores. Se refiere a cómo es usted dentro de sí invisiblemente y a qué cosa acompaña en sí mismo. Aquí está el punto de aplicación del Trabajo. Una de las primeras cosas que es preciso estudiar en el Trabajo es cómo ahorrar fuerza, y ante todo es preciso estudiar cómo detener la pérdida de fuerza. Todo acto psíquico requiere fuerza Nada puede suceder psicológicamente en usted sin extraerle fuerza. Si envidia a alguien en sus pensamientos, esto le extrae su fuerza. Ahora bien, el estudio de la fuerza en nosotros mismos es una cuestión extremadamente complicada. Les recordaré aquí que cuando se usa la fuerza conscientemente —es decir, hasta el punto en que se es consciente en la atención dirigida— no se pierde fuerza sino que al contrario se la gana. Pero cada acto psíquico que sucede mecánicamente le extrae su fuerza, es decir, se desperdicia fuerza y desaparece sin producir resultado ninguno. Una de las formas de perder mecánicamente fuerza de este modo tiene lugar por medio de lo que el Trabajo llama charla interior.
Ahora bien, el Trabajo dice que la charla interior es difícil de detener y es preciso ser muy hábil a este respecto y hallar la manera de buscarla. Pero dice ante todo que se ha de tener la capacidad de percibir por medio de la observación de sí que la charla interior tiene lugar en una persona. La charla interior nunca es un diálogo sino siempre un monólogo. La charla interior es siempre negativa por su carácter. Gran parte de la charla interior está conectada con la auto justificación, es decir, con el intento de ponerse a sí mismo en una buena situación, de tener razón. Ud. siente, por ejemplo, que alguien lo ha tratado injustamente. Esto iniciará la charla interior. Lo importante es que ya está en un estado negativo por no haber sido tratado justamente en su opinión de sí mismo y no haber quedado satisfecho de la conducta de alguien, y empieza a ser negativo hacia las otras gentes, hacia la manera en que los otros lo han tratado. Una cadena de charla interior empieza automáticamente en usted, y hallará a menudo que se funda en la auto justificación, en ponerse usted mismo en el lugar que le corresponde respecto de esa conducta injusta de otras personas hacia usted. Sin embargo, hay otras formas de charla interior, a menudo ubicadas más profundamente, que se refieren a personas que han muerto hace mucho y son debidas a los discos de gramófono establecidos en usted, a los que algo pone en movimiento. Pero si quieren aprender algo sobre esas formas de charla interior obtendrán mejor resultado comprendiendo su origen y entonces con esta fuerza consnciente serán capaces de rememorar formas más antiguas de charla interior y tratarlas de una manera mucho más consciente.



Maurice Nicoll

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quién Soy Yo...?


Red Mundial de Escritores en Español
.