El CAMBIO DE SÍ

. Es imposible
cambiar a otra persona
por compulsión.
No hay reglas exteriores,
ni regulaciones, ni leyes,
capaces de cambiar
a un hombre. Éste puede
– debido al temor
o el interés propio –
obedecer dichas regulaciones,
pero esto no lo cambia.
Para lograr el cambio de sí,
el hombre debe estar libre.
La compulsión nunca lo logrará.
El hombre debe ver por sí mismo la verdad, antes de que la verdad pueda modificarlo.
Si el hombre pudiera ser modificado en sí mismo por la aplicación de una compulsión exterior, hace mucho que habría cambiado. Pero el hombre fue creado como un organismo capaz de desarrollo propio, capaz de un definido cambio interior, y no hay fuerza exterior que pueda llevar a cabo ese autodesarrollo.
Noten que el trabajo se refiere al autodesarrollo. El autodesarrollo sólo puede lograrse a cabo en la libertad – de uno mismo –. El hombre tiene libertad sólo en lo que respecta al desarrollo interior. Sólo le toca a él querer transformarse a sí mismo. Si lo comprende, cambiará en la libertad de su comprensión, porque su comprensión le es propia y ninguno puede quitársela, ni tampoco forzarla. Si desde la comprensión quiere transformarse a sí mismo, sólo entonces le es posible la transformación. Pero primero debe comprender
.

.Maurice Nicoll

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quién Soy Yo...?


Red Mundial de Escritores en Español
.