EL LADO INOBSERVADO DE NOSOTROS MISMOS

.
Hemos conversado recientemente sobre ese oscuro lado de nosotros mismos. Les expliqué anteriormente que me refería al lado de nosotros mismos que no conocemos o no aceptamos, y que el objeto del conocimiento de sí por el método de la observación de sí era el de llevar a ese aún no conocido lado de nosotros mismos a la luz de la conciencia. Todo el objeto del conocimiento de sí es hacer que nuestro conocimiento de nosotros mismos sea más consciente. Se basa en la idea de que cuando se tienen muchas cosas en uno mismo que no se conocen ni se aceptan —es decir, cosas de las cuales no se es consciente— entonces esas cosas nos complican la vida en gran manera y provocan toda suerte de situaciones que podrían ser evitadas mediante el conocimiento de sí. Cabe decir en general que ponemos ese lado desconocido o inconsciente de nosotros mismos en otras gentes o, para usar un término de la psicología moderna, proyectamos ese lado de nosotros mis¬mos a otras personas y lo vemos en ellas. Por ejemplo, las vemos como si fueran embusteras, infieles, mezquinas, faltas de confianza y demás, en relación con nuestras cualidades a este respecto. El Trabajo dice, sobre este particular, que vivimos en una parte muy pequeña de nosotros mismos. Significa ello que nuestra conciencia se extiende sólo a una parte muy reducida de nosotros mismos. Tal situación hace que nuestras relaciones con los otros sean muy malas, como también con la vida y con nosotros mismos. La idea de este Trabajo es la de ampliar nuestra conciencia. Es preciso, nos dice, llegar a ser mucho más conscientes para con nosotros mismos mediante una directa observación de sí, de tal modo que todos los mezquinos retratos de nosotros mismos que nos hemos hecho sean destruidos y empecemos a vivir en una edición ampliada de nosotros mismos. Una regla general en el Trabajo es que cuando no nos entendemos con alguna persona se puede tener la seguridad de que esta es la cosa misma contra la cual es preciso trabajar sobre uno mismo. Esto imparte una orientación por completo diferente y es según mi parecer el comienzo del verdadero trabajo. Lo que se critica tanto en los otros es algo que descansa en el lado oscuro de uno mismo y que no se conoce ni se quiere reconocer. Sólo se ve ese lado oscuro, ese lado inconsciente, desconocido de uno mismo, reflejado de tal modo en otra persona que ésta siempre tiene la culpa y no uno mismo. Todas las personas viven en una conciencia muy reducida, un mundo muy mezquino de auto-reacciones, de reacciones personales, y ese pequeño espacio en que viven está lleno de toda clase de susceptibilidades. Y como admitirán, algunas personas viven en esa pequeña parte de sí mismas en la cual la conciencia está confinada a una reducida zona de la totalidad de la psique. Lo que mantiene en nosotros esta pequeña conciencia es la acción de los topes, de los retratos que nos forjamos de nosotros mismos, de las opiniones fijas, de las actitudes negativas. Cuando estamos en tal condición el lado oscuro de nosotros mismos es muy grande, pero cuando la luz de la observación de sí se derrama en ese lado oscuro, la conciencia de nosotros mismos se acrecienta mediante el conocimiento de sí, y al cabo de un tiempo empezamos a sentirnos diferentemente de lo que acostumbrábamos a sentirnos.


Dr.Maurice Nicoll

Comentarios Psicológicos
sobre las Enseñanzas de Gurdjieff y Ouspensky (Vol
.III )

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quién Soy Yo...?


Red Mundial de Escritores en Español
.