Una persona sumida en sus emociones negativas siempre advierte muy rápidamente lo que uno ha descuidado pero no tiene cognición de lo que uno ha hecho.  A este respecto las emociones negativas le procuran cierta cognición, a menudo muy concisa y sutil y no obstante siempre equivocada.  Lo curioso es que las emociones negativas siempre se las arreglan para encontrar pruebas, y si se ponen todas esas pruebas juntas, luego será subyugado por la vida.  En realidad hilvana un modelo de vida en el que elimina todo lo que va en contra de esas pruebas y, como lo sabe muy bien, ignora el buen lado y se aferra simplemente a las cogniciones del lado desagradable que posee su propia verdad.  De resultas de ello se pone sólo bajo la verdad de las emociones negativas y, como dije, tales verdades son falsas, porque no abarcan todos los lados.  A veces se tiene una vislumbre del lado negativo de nuestro ser y de lo que nos ocasiona todos los días.  No es algo bueno sino una pequeña lombriz asquerosa, un niño malcriado y cansador, una cosa muy desagradable de percibir.  La gente alaba los estados negativos. Siente que es justo preocuparse y estar identificado.  Sin embargo, esto no es cierto.  Es preciso esforzarse para salir de ese pozo.  Es posible.  Pero no lo es si el Trabajo no tiene un verdadero y esencial asidero en uno, porque de otro modo se siente uno justificado en las negativas y dolorosas emociones de vida.  Y no sólo esto —sino que las emociones negativas nos sustentan con su propio lado cognoscitivo, de modo que siempre se es capaz de probar que se tiene razón.

Dr.Maurice Nicoll

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Tu blog me pareció muy interesante. Con tu permiso por aquí me quedo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. gracias por tu visita Jorge, un abrazo

    ResponderEliminar

Quién Soy Yo...?


Red Mundial de Escritores en Español
.